Partida a Nemesis: Lockdown

2
64

Partida a Nemesis: Lockdown donde echamos más de 6 horazas. Hay que concretar que hicimos parada para merendar y luego cenar y que para la mayoría era la primera incursión en un juego de Nemesis.

En esta continuación de Nemesis cambiamos una nave espacial por un base secreta en Marte, llena de enemigos a los que les gusta atacar (sobre todo en la oscuridad). Si el primer Nemesis parecía una recreación de Alien, aquí podemos decir que es una mezcla de Aliens con Pitch Black, para que os hagáis una idea.

Si ya jugaste al primero, casi puedes sentarte y ponerte con este, pero sin embargo le añaden muchas cosas que hacen de él una experiencia muy diferente e igualmente disfrutable. O incluso más. Pero también más difícil.

En Nemesis: Lockdown hay que estar muy pendientes de las zonas oscuras y los cortes de luz, pues los enemigos son más duros en esos momentos y las cartas de evento tienen más efectos si estás en una zona sin electricidad.

Además, durante el paso de las rondas puede que se activen automáticamente las cápsulas de escape y ahora no basta con subirse y marchar. Hay 3 distintas y puede que te metas en una y en esa ronda la que se active sea otra…o ninguna… y no sólo tendrás que salir y volver a intentarlo más adelante, sino que te comes una herida en el proceso. Y ya sabéis que las heridas en Nemesis hacen mucha pupa.

Aparte de cumplir tu objetivo, ahora hay un objetivo corporativo oculto. ¿Pensabas que te iban a dejar marchar de rositas, aunque cumplieras tu misión?. Se reparten fichas a todos los jugadores y una de ellas quedará sobre el tablero, al final del track de tiempo, SIN poder consultarse nunca. Nada más acabar la partida y antes de hacer la comprobación de fin de juego, se mirará esa ficha. Puede que toque la de «la corporación mata a todos los que están en la base», «se cargan a los que tengan menos de 4 de conocimiento», «disparan a los que salieron en las cápsulas» o incluso «salvan a todos» (sí, esa existe).

Pero, ¿cómo estar seguros de qué ficha es la corporativa?. Cumplo mis objetivos, me voy a salvo solo para morir a continuación…no es justo. Como entre todos, más alguna ficha que se puede consultar en una estancia, podemos saber cuáles tenemos, por descarte sabremos cuál es la corporativa. Eso sí, no se pueden enseñar estas fichas por lo que habrá que fiarse de lo que digan los jugadores pero…¿estás seguro de que puedes fiarte de ellos?.

Pues estos son algunos ejemplos de los cambios que os váis a encontrar en este Nemesis: Lockdown. Aunque hay algunas (desagradables) sorpresas más. Pero ya las descubriréis vosotros.

Dentro de las impresiones de la partida de ayer hubo MUCHO ODIO hacia otro que no hacía más que intentar encerrarme constantemente (¿cuál podría ser su objetivo? Uhm…🤪🤪🤪). El único que ya había jugado más veces (partidas normales y 2 cooperativas) se quedó con el objetivo de matar al jugador nº5, que coincide que era su padre. Esas caras que ponía de no importarle nada con tal de cumplir su cometido no tenían precio.

Muchas risas con una a la que le pasaba ABSOLUTAMENTE todo lo peor que le pudiera ir sucediendo. Pero de todo. ¿Que sólo tenía una ficha de ruido en un pasillo y tenía que tirar el dado de ruido?. Pues ya le tocaría ruido en ese mismo pasillo. De 3 ó 4 posibilidades, le caía en ese. Pero una y otra vez. ¿Que el enemigo hacía un ataque sorpresa?. Le pillaba justo con una carta menos de las necesarias para esquivarle. Una y otra vez. ¿Que atacaba ella al bicho, le hacía 2 heridas y miraba la vida del alien?. Pues el alien tenía 3. ¿Que ya lleva 4 heridas?. Pues el maldito bicho saca un 5. T O D O A S Í. ¿Que en el espacio nadie puede escuchar tus gritos?. Vale, pero sus lloros de que la vida es injusta, sí.

Mucha TENSIÓN cuando otra que parecía que no sabía lo que hacía y andaba perdida, DE REPENTE le cambia el rostro por el de un robot asesino, activa la autodestrucción y se dispone a salir corriendo a por las cápsulas de escape. Ese intento de esconder su felicidad por pensar en acabar con todos, levantarse y reirse de todos se le notaba mucho. Lamentablemente (para ella), justo cuando estaba a punto de conseguirlo, se le empezó a torcer todo y no logró escapar con vida.

Impresionante el momento en que otro dejó de colaborar y empezó a interrumpir acciones (generando miradas de odio que le impidieron dormir a pierna suelta esa noche…), marchar cerrando puertas detrás suyo y coger el rover (¡de una sola plaza!) dejando incluso la estancia averiada para el siguiente. Es que era el momento de ser cabrón, oye.

Se nos hizo muy tarde, aunque tuvimos 2 descansos para coger fuerzas, pero Lockdown sigue dándote esas mismas sensaciones y momentazos épicos que da Nemesis. ¿Lo malo de este tipo de juegos?. Que sacar tanto tiempo entre trabajos de unos y otros es muy dificil, pero mientras sean todas partidas así de intensas habrá merecido la pena, aunque se saque de tanto en tanto.

Nemesis: Lockdown es un juego largo, mucho, pero una vez te metes de lleno en él, te pasan las horas volando sin enterarte. Ni siquiera te cansa el entreturno porque estarás todo el rato pendiente de lo que pasa y hacen el resto de jugadores (también por si puedes jorobarles de alguna forma).

Ahora toca estudiar otros bichos que vienen con las expansiones para la siguiente partida. Porque repetir contra los mismos enemigos, sabiendo ya de qué pie cojean es ponérselo demasiado fácil a estos aventureros, ¿no?.

2 COMENTARIOS

    • ¡Ya te digo!
      Es de esos juegos que generan momentazos épicos que luego se comentan tiempo después. Como las buenas pelis. Y eso es difícil de conseguir.
      ¡Gracias por pasarte a comentar!

Te invitamos a comentar algo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.