Pixies – Reseña

0
158
Pixies caja del juego de mesa
  • De 2 a 5 jugadores
  • A partir de 8 años
  • 30 minutos
  • Autores: Johannes Goupy y Sylvain Trabut

PRESENTACIÓN

En Pixies bajaremos cartas dentro de un área de 3×3 hasta completarlo y puntuar según distintos criterios. Repetimos esto durante 3 rondas y al final de la partida quien más puntos consiga será el ganador. No te distraigas contemplando los adorables animalitos del bosque y céntrate en agruparlos lo mejor posible. Ahora te explicamos cómo.

Pixies ejemplo de colocación de cartas

CÓMO SE JUEGA

Pixies se compone de 70 cartas de 4 colores distintos y numeradas del 1 al 9. Para empezar una partida, barajamos todo el mazo y descubrimos tantas cartas como el número de jugadores que seamos, con la excepción de 2 jugadores, que se sacarán 4 cartas

Los jugadores no reciben ninguna carta, sino que en su turno escogerán una de la que estén aún visibles sobre la mesa y la llevarán a su zona de juego. Cuando todas las cartas se hayan cogido, se sacan otra vez y empieza la nueva ronda el jugador que cogió la última carta.

Con 2 jugadores, se van intercalando para que cada uno se lleve 2 de las 4 cartas de la zona de robo.

Hay que colocar cada carta que nos llevemos en su lugar correspondiente. Nos imaginaremos una cuadrícula de 3×3 casillas como mostramos en la imagen inferior. Cada número tiene que ir en su posición y como máximo podremos tener 2 cartas, una sobre la otra, siguiendo estas sencillas reglas de colocación:

Pixies cuadrícula para colocar las cartas

¿Hay una carta ya con ese número visible sobre tu zona?

Sí: Pues entonces tenemos que decidir si la que acabamos de coger la ponemos encima o debajo de ella. De esta forma, esa zona (número) quedará bloqueado. No se podrán añadir más carta ahí y la que quede visible será la que optará a puntuar al final de la ronda.

No: Pues tan fácil como colocar la carta escogida en ese lugar.

¿Hay 2 cartas en la zona donde quieres colocar?

Pues entonces has de escoger otra zona vacía y colocar la carta escogida boca abajo. No te dará opción a puntuar pero aún podrás colocar otra encima boca arriba, si tienes suerte de llegar a ella más adelante en esta ronda.

Nunca podremos poner boca abajo una carta si tenemos hueco para ella. Por ejemplo, si no nos queda otra que coger una carta con muchos puntos negativos (las X). Siempre hay que seguir estas reglas de colocación.

Sin embargo, tener cartas por debajo es importante, ya estén boca arriba o boca abajo, como explicaremos más adelante. Las cartas que tengan otra debajo se llamarán Cartas Validadas.

Ahora bien, en el momento en que un jugador complete su cuadrícula de 3×3 (ya sea con cartas boca arriba o boca abajo), la ronda terminará y se procederá a puntuar. Aunque otros jugadores aún tengan huecos.

Pixies ejemplo turno

Mientra jugamos una ronda a Pixies, tenemos que pensar en colocar nuestras cartas de la mejor forma posible para puntuar porque se hará de 3 formas distintas. Hay que tener en cuenta que las cartas multicolor son comodines y cuentan para cualquier tipo de agrupación a la hora de sumar puntos.

  1. Por símbolos: Cada espiral suma 1 punto y cada X resta 1. Además, algunas cartas darán 1 punto extra por cada carta de ese mismo color que haya en la zona de juego.
  2. Por las cartas validadas: Cada carta suma tantos puntos como su número. Por eso es interesante colocar cartas aunque sea boca abajo, pues al poner otra encima está se validará y sumará sus puntos al final de la ronda.
  3. La zona de color más grande: De forma ortogonal, miramos cuántas cartas del mismo color están conectadas y sumaremos los puntos pero solamente del grupo más grande. Si tenemos 3 cartas amarillas y 4 verdes, sumaremos el grupo verde nada más. En la primera ronda serán 2 puntos por cada carta conectada. Sin embargo, este valor sube en la segunda ronda, que dará 3 puntos por cada carta y en la 3ª y última ronda cada carta puntuará 4.
Pixies partida a 5 jugadores

OPINIÓN DEL PINGÜINO

Aprender y jugar en 2 minutos. Así de simple es Pixies. Incluso si me apuras, es de esos juegos que casi enseñas sobre la marcha en los primeros turnos. Pero aunque sea muy fácil de explicar, te estarás comiendo la cabeza en cada turno de las 3 rondas del juego. Porque no solamente querrás coger la mejor carta para ti (cuando puedas escoger, claro) sino que estarás pendiente de las cartas de tus rivales constantemente.

A veces te sacrificarás a no llevarte la más adecuada con tal de no dejarle esa carta a otro que podría darle una clara ventaja a la hora de sumar puntos. Y otras veces marcarás el final de la ronda anticipadamente porque ya te ves con una buena puntuación e intentar mejorarla un poco no compensa lo que puedan llegar a hacer el resto. Tiene muchas pequeñas decisiones que tomar en cada turno, para jugar solo para tí o para intentar fastidiar al resto de paso. Que eso, no lo podéis negar…nos gusta hacerlo a todos.

Es un gran juego independientemente del número de jugadores: A 2 y 3 jugadores puedes controlar mejor lo que te llevas pues no desaparecerán tantas opciones en cada ronda, aunque es cierto que no puedes arriesgarte tanto a coger cartas con puntos negativos por si al final no te sale una que poner encima mejor para validarla. Poner un 9 con seis equis pensando en conseguir un 9 mejor para poner encima y acabar comiéndote 6 puntos negativos…duele MUCHO. Pero es lo genial del juego, que tú mismo fuerzas tu suerte. A veces te saldrá bien y otras llorarás sobre la mesa, sin dar pena ninguna al resto.

A 4 y 5 jugadores se controla mucho menos lo que puedes coger. Además, de cada 4 ó 5 rondas sólo escogerás el primero en una…el juego ahí se vuelve interesante por otro motivo. El comerle la cabeza a alguno para que coja una carta haciéndole ver que si no lo hace potenciará a otro jugador, pero tú por dentro estás pensando en la que quieres que quede libre para cuando llegue tu turno…

Pixies final de partida

Pixies, en su cajita pequeña de idéntico tamaño a Sea, Salt and Paper (aquí su reseña) ha entrado en casa fuerte, como el nuevo juego del que querrás echar una partida hoy y otra mañana, porque su simplicidad para sacarlo y la diversión que te regala hace que quieras encadenar partidas e ir enseñándoselo a todo el que te encuentres.

Te invitamos a comentar algo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.