Dragonkeepers – Reseña

0
76
Dragonkeepers caja
  • De 2 a 4 jugadores
  • A partir de 8 años
  • 20 minutos
  • Autores: Michael Menzel
  • Puedes comprarlo aq

PRESENTACIÓN

En Dragonkeepers seremos unos magos experimentados y nuestra tarea consistirá en proteger a estos pequeños dragones mientras aprenden a volar y escupir fuego. Para ello, utilizaremos nuestro libro mágico, que en sus dos páginas muestra qué dragones y en qué cantidad puedes proteger.

No vamos a decir que siempre tendrás algún ingenioso truco bajo la manga para manipular el libro a tu favor. ¡Quien lo haga mejor será el ganador!

En Dragonkeepers iremos cogiendo cartas de dragones de uno de los dos mazos que comprenden el libro mágico y los añadiremos a nuestra mano. No hay límite de cartas que podamos tener. Pero lo interesante es poder bajar las cartas a nuestra zona cuando más nos interese, siempre pendientes de las condiciones que nos ponga el libro mágico, así como del premio que nos dará por ello.

COMPONENTES

Cartas de dragones

104 cartas con dragones de 4 colores, que separaremos en dos mazos: Uno donde la parte trasera nos muestre un número del 1 al 5 y otro mazo donde se ve un dragón de uno de los 4 tipos.

Dragonkeepers cartas de dragones

Cartas de dragón inicial y dragón negro

Si nos fijamos en la trasera de los dragones, se ve una cinta roja sobresaliendo del libro. Estas 8 cartas las apartaremos y las entregaremos al azar a los jugadores según su orden de turno: Al primer jugador no se le dará ninguna, al segundo jugador una, al siguiente 2 y al cuarto jugador le daremos 3 cartas.

Las 11 cartas de dragón negro también las dejamos a un lado, pues se irán consiguiendo a lo largo de la partida. Nos valdrán como comodín para bajar dragones pero nunca podremos usarlos como un tipo de dragón distinto a los 4 del juego.

Dragonkeepers cartas iniciales y dragón negro

Resto de componentes

Lo primero que vemos en la foto, los cofres mágicos, solamente los usaremos si jugamos con esa variante. En ese caso, barajamos sin mirar las 6 losetas de cofre y dejamos una a la vista de todos los jugadores, guardando el resto en la caja. Ese cofre cambiará ciertas reglas del juego y afectará a todos los jugadores.

Las fichas de amuletos (de distintos valores entre 1 y 20 puntos) serán la fuente principal de puntos de Dragonkeepers, que añadirán más puntos cuando completemos uno (con 3 piezas) ya que le insertaremos una perla, cuyo valor también variará.

Los huevos dorados de dragón los conseguiremos al coger ciertas cartas del libro mágico. Todos tienen el mismo valor: 4 puntos, pero el jugador que más consiga potenciará uno de esos huevos, cambiándole el valor a 16 puntos.

Los cristales los conseguiremos también al coger ciertas cartas del libro mágico y podremos utilizar 1 cristal en nuestro turno para coger una carta más de dragón. Aunque tengamos más cristales, solamente podremos usarlos de uno en uno.

Por último, los escudos se ganarán cuando un jugador tenga al menos 1 dragón de cada tipo bajado en la mesa, pero no correremos a por ellos como veréis más adelante.

Dragonkeepers resto de componentes de juego

CÓMO SE JUEGA

Antes de empezar a jugar formaremos 2 mazos con todas las cartas de dragones. Pero los mazos han de estar bien diferenciados: Uno de ellos estará compuesto por todas las cartas con números del 1 al 5 y el otro (que se pondrá a su derecha) donde vemos el color de los dragones. A continuación le damos la vuelta a una carta de cada mazo, que colocaremos justo debajo.

Se sortea quién es el jugador inicial y el resto, según las agujas del reloj, recibirá una, dos o tres cartas al azar de entre las cartas iniciales, dependiendo del orden de turno. Eso mitigará la ventaja inicial de los que jueguen primero.

Dragonkeepers disposición inicial

Preparación de la partida para dos jugadores. Empieza el jugador de la derecha, por tanto el de la izquierda comienza con una carta de dragón en su mano.

Ahora, en nuestro turno, podremos robar hasta un máximo de 3 cartas, de cualquiera de los mazos. Cada vez que robemos una, rellenamos su hueco antes de escoger una nueva carta. Si nos fijamos bien, en el mazo de la izquierda veremos el uno de los requisitos que nos piden para luego bajar cartas de dragón y también el premio que conseguiremos.

En este mazo aparecerán números del 1 al 5, que nos dirán cuántas cartas exactamente tendremos que bajar. Ni una más ni una menos. Pero también qué conseguiremos: Piezas para los amuletos, cartas de dragón negro, cristales o huevos dorados de dragón.

En el mazo de la derecha aparecerá el tipo de dragón que tendremos que bajar: Puede ser de uno de los 4 colores existentes (blanco, azul, verde o rojo) y tiene que ser exactamente de ese tipo.

O sea, que si tras coger nuestras cartas nos queda un libro de magia como se muestra en esta foto, deberemos bajar exactamente 6 dragones verdes. Si los tenemos, los bajamos y recogemos nuestra recompensa. En este caso, dos fragmentos de amuleto: Uno con el valor más bajo de los que haya en la mesa y otro con el valor más alto. Estos fragmentos nos dará puntos de victoria al final de la partida: Cuando tengamos 3 fragmentos, le insertaremos una perla enmedio, que nos dará más puntos todavía.

Dragonkeepers ejemplo de turno

Vale, parece todo muy bonito, pero ya estáis pensando que sería ideal que tras coger cartas nos quedase un libro de magia preparado para bajar parte de las cartas de dragones que tengamos en la mano. Y eso no va a suceder siempre. Por eso, en nuestro turno, tras coger 3 cartas podremos bajar, de entre todas las que tengamos en nuestra mano, una carta a cada uno de los mazos del libro de magia, para cambiar sus requisitos.

O sea, si coincide que tenemos 3 cartas de dragones rojos y el mazo nos pide 5 rojos, con bajar una carta con un número igual o inferior al número de cartas que tenemos en mano, ya sería suficiente. Simplemente cambiamos el libro de magia y bajamos las cartas.

Sigue pareciendo fácil, ¿verdad?. Bien, ahora viene el último punto a tener en cuenta a la hora de jugar a Dragonkeepers:

Cuando bajemos cartas de dragones a la mesa los añadiremos a las cartas de dragones del mismo color que ya tuviéramos. Si no, añadiremos ese tipo de dragón a un lado u otro del color que ya tuviéramos. Pero cuidado, una vez tengamos 2 columnas con dragones, en el momento que bajemos un nuevo tipo de dragón lo tendremos que poner a la derecha o izquierda de esos dos montones de cartas y el montón que quede en el centro quedará bloqueado para el resto de la partida.

¡Exacto!. Nunca podremos añadir más cartas a un montón que ya esté rodeado por otros dos tipos de dragones. Así que hay que tener este detalle importante en cuenta antes de empezar una tercera columna.

Dragonkeepers regla al bajar tercer tipo de dragón

En el ejemplo de aquí arriba hemos bajado 5 cartas de dragones blancos, utilizando 4 cartas de ese tipo de dragón más un dragón negro para llegar al número requerido. A partir de ahora no podremos bajar más cartas de dragones verdes, al estar ya entre dos tipos de dragones.

FIN DE LA PARTIDA

Y ¿cómo vamos consiguiendo puntos?. Pues de 4 formas distintas:

  1. Cada pieza de amuleto tiene su valor por la parte de abajo, que sumaremos al final de la partida.
  2. Las perlas rojas siempre tienen mayor valor que las azules y serán las primeras que cojamos cuando completemos un amuleto.
  3. Los huevo dorados nos darán 4 puntos cada uno. Pero el jugador que más huevos haya conseguido, le dará la vuelta a uno de ellos y ese huevo tendrá un valor de 16 puntos.
  4. Si conseguiste un escudo, le sumas sus puntos a tu total.

Una partida a Dragonkeepers termina al final de un turno si se han completado un número determinado de amuletos (entre todos los jugadores). Si somos 2 jugando, serán 7 amuletos en total. 8 amuletos con 3 jugadores y 9 si juegan 4.

Sumamos todos nuestros puntos y gana quien más haya conseguido. En caso de empate, quien tenga más cartas de dragones bajadas será el ganador. Y si aún así hubiese empate, pues se comparte la victoria.

OPINIÓN DEL PINGÜINO

Hay algo de tensión en este Dragonkeepers: Cuando estás pensando si coger más cartas para bajar más dragones o te plantas porque ahora mismo puedes bajar un cierto número, incluso cambiando alguna de las páginas del libro mágico. Pero te puede el ansia de acumular cartas…y luego no te cuadra tener dragones de ese color o no poder cambiarlo tú. Y encima por coger carta te has perdido una recompensa jugosa esperando que la de la carta de debajo lo fuese más.

Y eso es lo que nos encanta del juego. Tan sencillo como coger cartas y luego bajarlas, agrupándolas en uno de esos 4 colores. Pero pensando bien cuándo bajar el tercer tipo de dragón porque dejarás uno bloqueado y ya coger cartas de ese no te interesará. Que también llega Murphy y a partir de ese momento solo robarás de ese tipo, ya sabes.

Completar amuletos tiene su miga también: Si corres a juntar 3 piezas, lo más normal es que cada pieza sea de los valores más bajos, por no esperar a conseguir un amuleto con corona (que robas los de mayor valor) pero si completas primero, cogerás una de las gemas rojas (muy escasas, sólo 3) que tienen más puntos que las azules.

Lo mismo con tomar la decisión de bajar un 4º tipo de dragón para coger un escudo (el de más valor, siempre), que en ese caso te dejará dos tipos de dragones bloqueados.

Dragonkeepers foto de una partida

Es un juego decididamente familiar y muy sencillo, pero que a los más jugones también les gustará precisamente porque al final no es tan sencillo como parece.

Es muy divertido y las partidas no duran más de 20-25 minutos. Ahora bien, para ser un juego tan sencillo, el colocar los amuletos te lleva casi una cuarta parte del tiempo de juego. Darles la vuelta a las 45 piezas, barajarlas sobre la mesa y retirar entre 8 y 16 piezas dependiendo del número de jugadores. Luego, volver a darles la vuelta y ordenarlas de menor a mayor, apilando las del mismo valor. Parece que no, pero…te ves refunfuñando para tus adentros.

Quitando este pequeño apartado, Dragonkeepers es un fresco descubrimiento que tiene unas mecánicas muy divertidas para un juego de corte familiar. Ala, id haciendo otro hueco en la estantería.

Te invitamos a comentar algo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.