La Noche del Pingüino – Stadium, Junk Art y Timebomb – 18/04/19

0
276

Otra noche de cena y juegos. O más bien, juegos, cena y más juegos. Pero este no es un blog de cocina, así que vamos a lo que importa: ¿Cuál fue el menú de esa noche?

De primero: Stadium de Devir.

Un juego de olimpiadas con aspecto de videojuego de 8bit que se juega por equipos. Gastaremos puntos de resistencia para realizar distintas pruebas deportivas, pero deberemos gestionar bien esos puntos pues podemos llegar a las pruebas finales sin fuerzas y perderemos algunas medallas.

El equipo de los chicos acabó ganando al de las chicas gracias a la traición de uno de ellos al «chivarse» en el control de dopaje. Acción muy mal valorada entre todos los atletas participantes pero que fue lo que minó las fuerzas de las chicas y por lo que no consiguieron las últimas medallas. Sí, el traidor fue el pingüino 😂.

Junk Art

De segundo, Junk Art de Ludonova:

Viajamos por varias ciudades construyendo obras de “arte” con la basura encontrada por el camino. Dependiendo de la ciudad, las reglas de construcción varían así que a veces controlaremos los elemento a apilar en nuestra estructura, pero otras veces esos elementos nos los entregarán nuestros «enemigos» que intentarán complicarnos de tal manera que se nos caiga abajo y perdamos seguidores.

Junk Art

Por ejemplo, en la última ciudad teníamos cuidado con las piezas que seleccionábamos poreque no nos interesaba que el jugador a nuestra izquierda lo hiciese mal porque tendríamos que continuar su obra (que sería la nuestra) pero a la vez intentar complicárselo para hundir su obra efectivamente o… nos tocaría a nosotros continuar la chapuza

Y de postre: Timebomb de Ediciones Primigenio.

Dos partidas a este juego de roles ocultos que fueron express pues los terrorista ganaron en ambas ocasiones al salir demasiado pronto la carta de explosión. El o los terroristas intentan hacer explotar la bomba mientras el resto van cortando cables para lograr desactivarla a tiempo. Solamente que como nadie confía en nadie y ninguno sabe el rol que le habrá tocado a los demás, la desconfianza está servida.

Time Bomb - Ediciones Primigenio

Y todo esto acompañado de un Wok de pollo y ternera, unos pastelinos, unos mojitos preparados in situ expresamente para nosotros (pingüino incluido 0% alcohol) y una compañía maravillosa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.