Reseña: Virus!

0
16
De 2 a 6 jugadores
A partir de 8 años
20 minutos
No es el mejor juego para llevarse a un hospital, pero sin embargo ha triunfado esta última semana que el pingüino ha tenido que operarse. A cada visita que ha tenido les ha ido retando a una partida, que consiste en que cada jugador tiene que construir un cuerpo humano completo y sano (con 4 cartas) antes que otros jugadores le infecten en incluso destruyan partes del mismo.
Un juego divertidísimo y con mucho…espera que esto lo leen niños…con mucha “mala leche”, que hará que gruñamos un montón cuando estemos a punto de completar nuestro cuerpo y un virus nos ataque en el último momento.

En la primera fila tenemos los órganos: uno de cada color y un órgano multicolor que nos sirve de comodín. Debajo tenemos los virus. Cada virus infecta a un órgano de su mismo color. Mientras un órgano tenga encima una carta de virus no se puede considerar sano, con lo que no podrá ganar la partida aunque tenga 4 ó 5 órganos (contando el multicolor).
Aunque el juego está recomendado a partir de 8 años, como las cartas no tienen texto y se entiende muy bien que los colores deben estar relacionados, se puede intentar jugar con niños un poco más pequeños.

Aquí tenemos las medicinas y debajo los tratamientos.
Las medicinas (fila superior) sirven para curar órganos infectados. El órgano multicolor puede ser tratado con cualquier medicina pero también puede ser infectado con cualquier virus.
Los tratamientos sirven para dar ese toque de “mala leche” del que hablábamos antes. Por orden de izquierda a derecha:
– Contagio: Mueve todos los virus que puedas de tus órganos infectados a los órganos de los demás jugadores, siempre que sean órganos limpios y que no estén vacunados o inmunizados (que tengan 2 medicinas sobre su carta).
– Ladrón de órganos: el que más le gusta al pingüino: coge un órgano a otro jugador y colócalo en tu cuerpo (no puedes tener 2 órganos del mismo color, recuerda). No puedes robar órganos inmunes.
– Guante de látex: Todos los jugadores menos quien juega esta carta tienen que descartarse de sus 3 cartas, con lo que en su siguiente turno no pueden jugar sino solamente coger cartas de nuevo a su mano.
– Transplante: Cambia un órgano por otro entre 2 jugadores. No se puede hace con un órgano inmunizado ni si con esa acción dejas a uno de los jugadores con 2 órganos del mismo color.
– Error médico: intercambias TODO tu cuerpo por el de otro jugador. Cuando decimos todo, es todo. Órganos sanos, virus y vacunas. Incluso los órganos inmunizados.

Cómo se juega:
En cada turno y siguiendo el sentido contrario a las agujas del reloj, cada jugador escoge entre estas dos opciones:
– Jugar una carta
– Descartarse de tantas cartas como quiera y coger el mismo número
Al final del turno tiene que quedarse con 3 cartas en su mano, ni más ni menos.

Cada jugador intentará construir un cuerpo que contenga un cerebro (carta azul), un estómago (carta verde), un hueso (carta amarilla) y un corazón (carta roja). Si además juega una carta de órgano multicolor podrá tener 5 cartas en juego aunque para ganar basta con tener 4 órganos sanos.
Si en tu turno no tienes órganos (o están repetidos) pero tienes un virus, lo colocas sobre la carta de un órgano de otro jugador, siempre respetando el color:
– Si el órgano está sano, lo infectas con una carta
– Pero si ya había un virus y colocas un segundo virus sobre ese órgano, eliminas las 3 cartas del juego. Ese órgano queda destruido. Se pone interesante y malicioso el juego ahora, ¿eh?
Si otro jugador coloca un segundo virus, el órgano queda eliminado y las 3 cartas se descartan.
Para curar un órgano infectado, basta con echar una carta de medicina del mismo color y se retiran las dos cartas (el virus y la medicina) con lo que el órgano queda sano de nuevo.

En este ejemplo, el órgano amarillo (el hueso) había sido infectado con un virus. Le aplicamos la medicina correspondiente (la tirita) y echamos a la pila de descartes ambas cartas.

Y al contrario, aunque tengamos un órgano sano, si tenemos una medicina de su color y la colocamos encima nos ayuda de dos formas diferentes:
– Si nos quieren infectar ese órgano, la medicina sirve para prevenir la infección. Se descartan tanto la carta de medicina como la del virus que nos acaban de poner, pero aún seguimos con el órgano limpio.
– Si conseguimos poner 2 medicinas sobre un órgano, este queda inmunizado, con lo que ya no le afectará ningún virus que nos echen.

Cuantos más órganos inmunizados y protegidos por medicinas, más posibilidades de ganar tendremos.
Mira las fotos en el apartado de “El pingüino jugando”

Deja un comentario