Reseña: Super Rhino!

0
75
2 a 5 jugadores
A partir de 5 años
10-20 min. aproximadamente
 Independiente del idioma

Otra pequeña maravilla de juego. El barrio está lleno de ladrones y maleantes y SuperRhino se dedicará a escalar el edificio más alto de la ciudad para poder vigilarles bien, pero ha de tener mucho cuidado. Es un rinoceronte…y ¡no todos los edificios van a poder aguantar su peso!.
Entre los componentes podemos ver una carta de base o solar, desde la que empezaremos a construir el edificio. Tiene 2 caras, dependiendo de la dificultad con la que queramos comenzar.
Un montón de cartas de tejados con símbolos (condiciones de construcción) que veremos más adelante y siluetas que nos indicarán de qué manera se tienen que colocar las paredes del piso superior.
Otro montón de cartas de paredes, que deberemos doblar a la mitad (y sufrir con ello – los jugones lo entenderán) y por último, una figurita de madera que representa a SuperRhino.

De lo que se trata es de construir entre todos los jugadores el edificio más alto de la ciudad, por donde irá escalando SuperRhino, intentando que no se caiga abajo por su peso. Se barajan los tejados y se entregan 5 a cada jugador (si solo juegan 2, serán 7 cartas para cada uno). Con el resto de cartas de tejados se hace un mazo y se coloca a un lado boca abajo. Se dejan las cartas de paredes y a SuperRhino a mano y se comienza.
El primer jugador cogerá cartas de paredes, las doblará y las colocará encima de la base según le indique la carta de suelo que haya en ese momento, siempre sobre la silueta dibujada. A continuación elige uno de sus tejado y lo coloca encima.
Algunos tejados tienen además unos símbolos especiales que darán instrucciones específicas de construcción al siguiente jugador:
Cambio de dirección: se juega inmediatamente en el orden inverso. Si son 2 jugadores, no tiene efecto.
+1: Carta de más: El siguiente jugador tiene que coger primero una carta adicional de tejado antes de seguir construyendo.
x2: Tejado doble: Debes colocar inmediatamente un segundo tejado encima, pero no puede ser otro con el mismo símbolo de tejado doble. Si no te quedan más que de ese tipo de tejados, el siguiente jugador te dará uno de los suyos para que lo coloques.
SuperRhino: El siguiente jugador tiene que coger a SuperRhino y colocarlo en esta nueva posición, sobre su icono. Puedes colocar el tejado después de situar a SuperRhino si quieres.
!: Respiro: se salta al siguiente jugador, que no podrá construir. Si solo son 2 jugadores, no tiene efecto.
Hay que tener en cuenta ciertas reglas de construcción:
– Se pueden utilizar las 2 manos.
– Solo puedes tocar la pared o tejado que estés colocando en ese momento.
– Las paredes tienen que estar bien dobladas según el ángulo mostrado en la carta de tejado.
– Las paredes tienen que estar colocadas lo mejor posible sobre su silueta.
– Los tejados tienen que estar alineados de igual forma que la carta de cimiento (la base).
Poco a poco se irá construyendo el edificio procurando que no se caiga abajo, demostrando así la habilidad constructora de los participantes.
La partida finalizará cuando se cumpla uno de estos 3 requisitos:
– Que un jugador coloque su último tejado, siendo este el ganador.
– Cuando se derrumbe el edificio, perdiendo automáticamente la partida el jugador que lo haya causado y siendo el ganador el jugador que menos tejados tenga en su mano. Si hubiese empate, ganaría el que tenga el mayor número de símbolos sobre sus tejados restantes. Si aún así hay empate…pues que compartan la victoria.
– Cuando se hayan acabado todas las paredes del mazo. Es muy raro que suceda eso, pero entonces todos los participantes ganan la partida conjuntamente, pues han demostrado que son unos auténticos maestros constructores.


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.